viernes, 14 de marzo de 2014

Receta del día: Tartaletas de leche

Demuéstrale lo importante que es tu padre para ti con estas amorosas tartaletas de leche de Kanela y limón, para el día del padre. Un detalle que le hará sentirse especial :)

Ingredientes (para 10 tartaletas):

Para la masa:
- 260g de harina
- 120g de mantequilla fría
- 2 cucharadas soperas de azúcar glas
- 1 huevo mediano

Para el relleno:
- 500ml de leche entera
- 40g de maizena
- 80g de azúcar
- 20g de mantequilla
- La piel de medio limón
- Una rama de canela
- Una pizca de sal

Para decorar:
- Canela en polvo.


Elaboración:

Empezamos preparando la masa de las tartaletas y para ello unimos y tamizamos la harina con el azúcar glas y agregamos la mantequilla en trozos. Mezclamos con las manos o con un robot de cocina hasta obtener una textura de pan rallado, algo más gruesa, y agregamos el huevo. Mezclamos (sin amasar) hasta que los ingredientes se unan formando una bola de masa que guardaremos una hora en la nevera. Pasado el tiempo estiramos la masa de un grosor de unos 3mm y cortamos circunferencias de un diámetro mayor que los moldes de tartaleta que vayamos a utilizar. Ponemos cada circunferencia de masa encima de cada molde que tendremos untados de mantequilla y la colocamos centrada y haciendo una ligera presión en los laterales para que quede bien unida a estos. Retiramos el sobrante (yo lo hago con los dedos) Pinchamos la superficie de la masa con un tenedor y la cubrimos con un trozo de papel vegetal o de horno y encima colocaremos un peso para evitar que la masa suba o se mueva durante la cocción. Introducimos a horno precalentado a 160ºC durante 20 minutos, retiramos el peso y el papel vegetal y horneamos 10 minutos más para que tomen un color dorado por toda la superficie. Retiramos, dejamos reposar unos minutos, desmoldamos y depositamos sobre una rejilla hasta que enfríen totalmente.

Mientras las tartaletas terminan de enfriar, preparamos el relleno. Ponemos un cazo al fuego con la leche, la maizena, el azúcar la canela, el limón y la sal. Removemos continuamente hasta que la mezcla comience a hervir y espese. Retiramos y agregamos la mantequilla y removemos hasta que se funda totalmente. Rellenemos las tartaletas con la crema resultante y dejamos enfriar. Decorar con poco de canela y servir.


Nota:

Las tartaletas con la crema más amarilla llevan incorporado en la masa de relleno un huevo. El resultado es una crema ligeramente más cremosa, muy parecida a la crema pastelera pero más ligera al llevar menos cantidad de huevo.

Procurad que os queden bien cocidas las tartaletas para que no ablanden al añadirles el relleno. También podéis antes de rellenarlas, pintarlas con chocolate derretido en su interior, de esta forma las impermeabilizáis y añadís un sabor extra.

He utilizado unas cuentas de cerámica como peso para hornear la masa pero si no disponéis de ellas podéis utilizar garbanzos o arroz en su lugar.