viernes, 28 de marzo de 2014

Marketing: ¿Caramelo con o sin azúcar?


A la hora de escoger qué tipo de caramelo va a llevar la publicidad de nuestra empresa y que, por lo tanto, va a ser la imagen (o el sabor) de nuestra empresas, hay una serie de elementos a tener en cuenta. Hoy vamos a prestar especial atención a los edulcorantes: ¿caramelo con o sin azúcar?


Los edulcorantes más usados son:

La sacarina se encuentra ampliamente distribuida en bebidas, dulces, medicinas y pastas dentales. En los años 70 su seguridad fue cuestionada, pero tras la realización de varias investigaciones científicas en el año 2000 fue sacada de la lista de productos cancerígenos.

El aspartamo (E951) es un edulcorante 200 veces más dulce que el azúcar. Es el éster metílico del dipéptido formado por los aminoácidos fenilalanina y ácido aspártico. Se usa como edulcorante de mesa, y se añade a una gran variedad de alimentos como los cereales para el desayuno, refrescos, postres, dulces y chicles. El aspartamo pierde su poder edulcorante al calentarse. Al metabolizarse en los dos aminoácidos que lo componen, por lo que su consumo en personas con fenilcetonuria está prohibido. Su uso debe controlarse en diabéticos, ya que tiene cierta respuesta glucémica.

El acesulfamo-K (E950) es un edulcorante utilizado en una amplia gama de productos, incluidas las bebidas carbonatadas, los edulcorantes de mesa y algunos productos lácteos. Es adecuado para diabéticos.

El ciclamato (E952) es un edulcorante con una amplia gama de aplicaciones en alimentos y bebidas. No aporta calorías, es 35 a 45 veces más dulce que el azúcar, no se metaboliza y se elimina por orina prácticamente sin sufrir alteraciones. Es resistente al calor. Su consumo está permitido en diabéticos.

La sucralosa (E955) es un edulcorante que proviene de la sacarosa. Esta puede ser utilizada en una multitud de productos que abarcan desde edulcorantes de mesa hasta frutas procesadas o productos horneados.

Los  esteviósidos (E960) o glucósidos de esteviol son los edulcorantes naturales que contienen las hojas de Stevia. Es 200-300 veces más dulce que el azúcar. En 2011 se aprobó un Reglamento de la Unión Europea en el que se permite el uso de extractos de Stevia en alimentos y bebidas.

El manitol (E421) Tiene un índice glucémico muy bajo y esto lo hace adecuado como parte de una dieta para diabéticos. Como todos los alcoholes de azúcar no se metaboliza por las bacterias en la boca y no contribuye a la caries dental, por lo que es el único que permite la insignia de diente sano. También ayuda a la apariencia, la vida útil y la textura de los productos alimenticios en la ausencia de azúcar. Como contrapartida, un consumo excesivo produce un efecto laxante.


Por otro lado, los caramelos azucarados tienen un sabor más intenso, proporcionan energía, no tienen ningún efecto secundario y son más económicos.

Así que ante la disyuntiva de decantarse por unos caramelos edulcorados o con azúcar hay que valorar estas premisas y ver con que valores se identificará  más nuestro cliente. Teniendo en cuenta que el caramelo edulcurado promulga salud dental y ,tal vez, cuidado de la línea (lo cual no está tan claro según los últimos estudios),y que, por el contrario, el caramelo con azúcar promulga el sabor y lo auténtico.

¿Cuál es vuestra elección?


Fuente: Manitol
            Tudiet blog