martes, 23 de marzo de 2010

Un niño atrapado en una maquina de dulces

¡Cuidado, las golosinas pueden resultar peligrosas!


¿Has jugado alguna vez con estas máquinas cuya meta es atrapar un peluche o un paquete de chicles gracias a unas pinzas? Y siempre, te marchaba sin nada… Ese, era también el caso del pequeño Cohen, niño australiano de 2 años en un restaurante italiano de la ciudad de Perth.

Por esta razón, se introdujo en la máquina, por una trampilla destinada a llenar la máquina y así poder comer los deliciosos caramelos."Cuando me di la vuelta, estaba dentro. Al principio, no podía creer lo que estaba mirando. No podía creer que hizo eso en tanto poco tiempo. Mi hijo se había convertido en un mago". Eso contó la madre del niño.

El problema fue que el dueño del restaurante no tenía las llaves. La madre estaba aterrada mientras el dueño llamaba el cerrajero y tranquilizaba a la madre ya que el niño tenía aire suficiente para respirar.
Después de 45 minutos, Cohen fue liberado por fin.