jueves, 20 de marzo de 2014

Charlota : Qué es y cómo hacerla

Aquí os dejamos con esta excelente descripción y receta de Charlotte de limón y fresas de manos de La Manzana Dulce de Eva ¡Qué la disfrutéis! :)

La Charlota (o Charlotte en francés) es un postre con nombre propio, original por su presentación y se sirve en frío, también conocido como "postre frío de limón". Se caracteriza por su forma de elaboración, su aspecto clásico es un molde o bol alto forrado con bizcochitos (soletilla, Ladyfingers ó savoiardis) y el relleno en el interior (crema, helado o mousses) así a la hora de desmoldar quedan los bizcochos por fuera con el relleno oculto. Hay varios tipos de Charlotas, según sean completamente cerradas o semiabiertas como este caso. De esta manera queda una puesta en escena tan bella como elegante. 
Disponer de los ingredientes de esta manera es lo que le da el nombre de Charlota. Se dice que tiene sus orígenes por el siglo 17. La primera "Charlota" fue inventada en Inglaterra, la cual consistía en forrar un molde con pan y rellenada de manzanas. Fue servido caliente a la reina Charlota, mujer de George III, según John Ayto en "Un A-Z de comida y bebida" nos cuenta que fue patrón de cultivo de manzanas. Pero fue con las nuevas adaptaciones cuando un chef francés (Antorin Careme) hizo la primera versión fría, la cual consistía en un molde forrado con bizcocho y relleno de crema pastelera.

Ingredientes:

Para la base y crema de limón: 
- 1 Leche condensada (1 lata pequeña de 395 gr.)
- 4 yogures griegos (naturales sin azúcar)
- 2 limones (el zumo)
- 1 kilo y medio de fresas
- Cerezas
- Bizcochos savoiardis (soletilla ó lady fingers)
- 3 Planchas de bizcochos genovés

Para el jarabe:
- 100gr de azúcar
- chorrito de ron


Elaboración: 

Las planchas de bizcocho:
Preparamos tres planchas de bizcocho genovés, o como en mi caso comprarlas hechas. Pero OJO!! no todas las planchas son iguales, por mi experiencia os recomiendo esta marca comprada en Mercadona (miden 24 cm. y me encanta el separador con lengüeta entre plancha y plancha). Hasta el momento no me ha fallado, en cambio otras marcas compradas en distintos supermercados de prestigio me han dado resultados horrorosos ya que estaban más secas que un cartón (incluso con fecha buena) y por más que se emborrachen el resultado no es nada grato. En cambio, esta plancha del Mercadona es muy esponjosa y tierna, con un aroma a vainilla muy agradable. MI ERROR, creer que quedarían secas y empaparlas en exceso con jarabe, esto hizo que con la calor del verano empezara a sudar, menos mal los bizcochitos absorbieron el jarabe sobrante. Para mi gusto me pase de jarabe y a la hora de cortar la tarta era un poco "sopa", aunque a los comensales les gustó el resultado húmedo.
  
Montaje de bizcochitos:
Colocar la primera plancha de bizcocho sobre la base donde vayamos a servir la tarta. Cortar un de los extremos de los bizcochitos a modo de base, para que se asienten mejor (procurar que todos mantengan el mismo tamaño) y los encajamos por todo el perímetro entre el aro desmontable y la plancha de bizcocho.
  
El jarabe:
Hacemos un jarabe para mojar las planchas de bizcocho y con ayuda de una brocha lo repartimos equitativamente. Hervirmos a fuego medio durante unos 10 minutos o hasta que reduzca a la mitad (según nos guste de espesor), removiendo de vez en cuando: 100 gr. de agua + 100 gr. de azúcar + chorrito de ron.

La crema de limón:
Exprimir dos limones y colar el zumo para quitar la pulpa. Echar los 4 yogures griegos en un bol, verter la lata de leche condensada y el zumo de limón. Batir todos los ingredientes hasta que quede todo bien mezclado, veréis como espesa al instante. Fijaros que consistencia adquiere la mezcla, es capaz de sostener la cuchara sin hundirse y esto sin meter en la nevera aún. Cuando se monte con la tarta y repose en la nevera se endurece más aún.

Lavar las fresas, secarlas, cortarlas en trozos pequeños y volver a secar con una servilleta de papel para que absorba más la humedad (esto es para que no moje demasiado las planchas de bizcocho). 

El montaje: 
1º Plancha de bizcocho. Capa de fresas (Repatir 1/2 de la fresas troceadas sobre la plancha de bizcocho). Capa de crema de limón (Repartir 1/3 de la crema hasta cubrir las fresas).
Poner la 2º plancha de bizcocho y empapar ligeramente con el jarabe. 2º Capa de fresas (Repartir la otra mitad de las fresas (2/2)) y 2º Capa de crema de limón (Repartir 2/3 de la crema hasta cubrir las fresas) .
La 3º Capa de bizcocho, volver a mojarla ligeramente con el jarabe. 3º Capa de crema de limón (Repartir todo el resto de la crema de limón (3/3)).Meter en la nevera y que repose de un día para otro...Así que ¡Buenas noches! 
  
A la mañana siguiente...pues como todos amanecemos un poco "despeluznados", así que no os preocupéis si veis que la crema de limón se ha resquebrajado por los bordes separándose un poco de los bizcochitos. Esto se soluciona al decorar con las cerezas (bien lavadas eh!!).Y ya por último, lavar las fresas, secarlas y cortarlas por la mitad. Luego disponerlas al gusto, estas como eran chicas las puse en forma de espiral un poco giradas. Quitar el aro desmontable y decorarla con un lazo a vuestro antojo, esto ayuda también a sostener los bizcochitos.


Nota:

Si tienes tiempo has tu receta favorita de bizcochos de soletilla. Si los compras en el supermercado elige aquellos de más calidad. Evita los bizcochos demasiado secos y azucarados.

Corta uno de los extremos de los bizcochitos para que hagan de base, ya que al ser un poco ovalados no se asientan bien. Procura dejarlos todos del mismo tamaño.

Desmoldar: la tarta se desmolda muy fácilmente, ya que los bizcochos laterales se adhieren a los laterales de la tarta por la crema de limón y al estar secos no se pegan al aro desmontable.

Deja reposar la tarta de un día para otro para que se asienten mejor los sabores. PERO DECORA EN EL MOMENTO DE SERVIR, ya que las fresas se estropean y pierden brillo con el frío de la nevera.