lunes, 17 de marzo de 2014

Receta del día: Irish Tea Brack

Hoy es el día de San Patricio, patrón de Irlanda (y de los cerveceros del mundo :P ) Así que vamos a celebrarlo con una receta típica irlandesa: el tea brack o pan de frutas y té irlandés de Albahaca y Canela.
¡A disfrutarlo! :)


Ingredientes (para un pan grande):

- 500 ml de té negro fuerte
- 200 g de frutas secas variadas (dátiles, orejones, pasas)
- 80 ml de leche de soja
- 1 cucharadita de levadura seca de panadería
- 1 pizca de azúcar
- 40 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 1 huevo L
- 350-400 g de harina de fuerza
- 20 g de azúcar moreno
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 1/2 cucharadita de jengibre molido
- 1/4 cucharadita de clavo molido
- ralladura de naranja y/o limón
- 1/2 cucharadita de sal


Elaboración:

Preparar el té y cubrir las frutas secas, como mínimo una hora antes, aunque lo ideal es dejarlas toda la noche a remojo. Yo las tuve unas tres horas y se hincharon que daba gusto verlas.

Calentar ligeramente la leche, añadir una pizca de azúcar y echar la levadura, mezclando bien. Dejar fermentar 15-20 minutos.

Colocar la harina de fuerza en un recipiente grande, mezclar con el azúcar moreno, la sal las especias y la ralladura de naranja o limón. Formar un hueco y echar el huevo, batiéndolo ligeramente. Incorporar la mezcla de levadura y leche y empezar a amasar. Cuando esté todo más o menos integrado, echar la mantequilla y seguir amasando.

Escurrir bien las frutas y añadirlas a la masa poco a poco. A pesar de escurrirlas, estarán muy húmedas, por lo que la masa puede humedecerse bastante, así que igual habrá que añadir algo más de harina. Trabajar la masa hasta conseguir que quede maleable, lisa y húmeda, pero no excesivamente pegajosa. Para trabajarla mejor se puede dejar reposar 30 minutos tapada con un paño.

Una vez bien amasada, formar una bola y colocar en un cuenco engrasado. Tapar con film o un gorro de ducha (es súper práctico) y dejar levar hasta que doble su tamaño, unas dos horas si no hace mucho frío.

Deshinchar con suavidad y amasar un poco más. Formar de nuevo una bola y colocar sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Batir ligeramente un huevo y pintar bien la superficie del pan. Tapar con plástico film y dejar que vuelva a levar, alrededor de una hora más.

Precalentar el horno a 180ºC. Retirar el plástico con cuidado, dar otra capa de huevo batido y hornear durante unos  35-45 minutos. Si se tuesta demasiado por arriba, tapar con papel de aluminio. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla antes de cortar en rebanadas.