lunes, 17 de febrero de 2014

Receta del día: Tiramisu de limón

Semana nueva e ideas nuevas. Hoy reinventamos un clásico de la repostería, el tiramisú, con un delicioso toque cítrico: tiramisú de limón, de manos de La Manzana dulce de Eva. ¡Os encantará! :)

Ingredientes:

Para el bizcocho:
- Bizcochos de soletilla ("Lady Fingers" ó también llamados "savoiardis")
- 200 gr. de Lemon Curd (Nota: yo usé un bote entero de Lemon Curd de 320 gr.)
- 3 huevos grandes
- 100 grs de azúcar
- 250 grs de queso mascarpone
- 4 limones
- 1 cuchara de azúcar en polvo
- 100 ml. de Limoncello
- 4 hojas de gelatina

Para la decoración:
- Fresas
- Nata para postres
- Chocolate postres
- Colorante alimenticio rosa
- Gránulos de azúcar rosa


Elaboración:

Para el bizcocho: 
Poner en el plato donde vayamos a servir el tiramisú el aro desmontable (el mío 21 cm. de diámetro). Encajamos los bizcochitos, recortando aquellos que no entren enteros. Empezamos haciendo la mezcla de limón para mojar los bizcochos (No hay que calentar nada): Exprimir los limones y colar el jugo para quitar la pulpa y las pipas. Añadir la cucharada de azúcar en polvo y agregar el Limoncello. Remover y reservar.

Exprimir limones colar limones agregar azúcar glas, diluir azúcar glas zumo de limón con azúcar 100 ml. de limoncello. Separar las claras de las yemas. Hacemos un sabayón: Mezclamos las yemas con el azúcar al baño maría (Nota: tener cuidado de que el agua hirviendo no toque en ningún momento el fondo del bol con las yemas). Cuando las yemas hayan blanqueado y aumentado su volumen lo retiramos del fuego y lo añadimos al bol donde tenemos el mascarpone (Nota: el mascarpone debe estar a temperatura ambiente y batido ligeramente para facilitar la integración con el sabayón). Batir con la batidora eléctrica la mezcla hasta que este homogénea.

Ablandar las hojas de gelatina en un bol con agua fría, pasado unos 5 minutos las añadimos a un bol pequeño con un poco de agua que hemos calentado previamente en el microondas, remover hasta disolver completamente la gelatina. Dejar templar un poco y añadirlo a la mezcla de mascarpone y yemas.Montar las dos claras a punto de nieve con unas gotas de limón. Integrarlas a la crema de queso con movimientos suaves. Mojar los bizcochos en la mezcla de limón/limoncello. [Nota: para este paso podéis usar una brocha, pero a mi me gusta más mojarlos completamente y para ello lo mejor es en un plato verter la mezcla del jugo de limón y sumergir totalmente el bizcocho (sin miedo) y escurrir el exceso (repetir este proceso para cada uno de los bizcochos). Colocarlo dentro del aro desmontable. (1ª) capa de bizcochos.Cubrir con una (1ª) capa de la crema de mascarpone. Luego una (1ª) capa de Lemon Curd. (2ª) Capa de bizcochos mojados en el jugo de limón y así hasta una tercera capa de crema mascarpone. Reservamos en la nevera, mejor de un día para otro.
 
Al día siguiente desmoldamos y nos queda así: mejor no decorar los laterales, de esa forma se aprecia mejor las capas y no os preocupéis por el lemond curd con el frio de la nevera gana consistencia.


Para la decoración:
Montar la nata al gusto (con o sin azúcar/ con o sin colorante alimenticio/ con o sin gelatina). Lavar las fresas y cortar un trocito por la base de las hojas, de esta manera se mantendrá más estable.Hacemos otro corte a la fresa a la altura del pico (el pico formará parte del gorrito). Con una manga o pistola pastelera unimos los dos trozos de fresa haciendo como si fuera la cara y un poco más en la parte del pico a modo de dar forma de gorro. Derretimos chocolate para postres. Cuando pierda calor espesará, así con la ayuda de un palillo de dientes vamos haciendo los ojos y la boca.

Fácil y divertido!! Algunos de ellos quedaron los pobres con una cara tan poco agraciada que ya os podéis imaginar cuales fueron sus destinos, si que pena pero que ricos!! Los más guapetes y graciosos fueron los seleccionados para custodiar al corazón.

Con esa misma nata hacemos un borde rosado. Luego esparcimos al gusto con algún tipo de virutas decorativas, me gustó ese azúcar rosa (de venta en supermercados) así que le iba perfecto a la tarta. Hacemos un corazón con una fresa y lo plantamos en el centro de la tarta con la nata. Ponemos pegotitos de nata donde vayamos a posar el papanoel, así lo fijamos mejor en caso de meneos imprevistos.