martes, 18 de febrero de 2014

Básicos de respostería: naranja confitada

Hoy os vamos a mostrar cómo hacer unas ricas naranjas confitadas, de manos de Webos Fritos. Ideales para decorar y darle ese punto especial a tus postres y dulces.


Ingredientes:

- 3 naranjas medianas
- 1 cucharada sopera de sal
- 400 g de azúcar
- 200 g de agua


Elaboración:

Limpiar bien la cáscara de la naranja, debajo del grifo con un cepillo de los de uñas que tendremos sólo para estos menesteres. Cortar con la ayuda de un cuchillo bien afilado las naranjas —con su piel— en gajos o en rodajas, depende de lo que os guste. Ponerlas en un cazo con agua y un puñado de sal y darles un hervor de unos minutos. Tirar ese agua. Colocar las naranjas en un colador debajo del chorro de agua fría, abierto con poco caudal para no estropear las naranjas, y lavar bien. Este proceso tiene como finalidad quitar cualquier posible amargor que pueda dar la cáscara.Poner en un cazo el agua y el azúcar, echar la naranjas y mantenerlas a fuego lento hasta que estén hechas —lo normal es entre una hora y una hora y cuarto—. Simplemente hay que ir moviendo el cazo por su asa, sin tocar las naranjas para que no se estropee la forma. Dejarlas reposar en dicho almíbar hasta el día siguiente.Sacarlas a una rejilla para que se sequen. Pasadas unas horas, guardar envueltas en papel de horno en un sitio frío y seco o en plástico transparente y al congelador. Si lo preferís, podéis guardarlas en un bote de cristal con su almíbar.