miércoles, 19 de febrero de 2014

Receta del día: Gallletas de la fortuna

Hace poco que entramos en el nuevo año chino, el caballo de madera, así que para desearos los mejores auspicios para este nuevo año, os dejamos este detallito tan oriental: las galletas de la fortuna de La Ventolera. ¿Qué nos deparará el futuro?

Ingredientes:

- 80 gr clara
- 5 cucharadas de aceite
- esencia de vainilla
- esencia de almendras
- 100 gr harina (floja)
- 50 gr azúcar glass
- 10 gr maicena
- 4 cucharadas de agua


Elaboración:

Batir las claras y cuando empiezan a espumar volcarle el aceite en forma de hilo. Seguir batiendo hasta que quede un poco firme. Agregarle las esencias y mezclar. Tamizar todos los secos y mezclarlo con las claras batidas. La preparación en este punto va a descender, eso no es problema. Agregar luego las cucharadas de agua . Si es necesario agregar más agua , pero sin pasarnos. Lo que debemos lograr es una mezcla fluida pero espesa. Como si fuera la consistencia de una crema batida a medio punto. Colocar con una cuchara sopera una porción sobre una plancha siliconada y con la parte curva de la cuchara expander en forma de óvalo grande. Llevar a horno medio, unos 180ºC sin que se lleguen a dorar, eso es más o menos entre 8 y 10 minutos. Si se pasan , se secan demasiado y no las vamos a poder doblar. O sea que las sacamos medio blanditas y bien claritas. Ahora con las ¡manos de amianto! y en caliente tomamos cada tuile y la doblamos a lo largo, la plegamos al medio y la dejamos que se enfríe dentro de un molde para muffin o una flanera descartable  de las que son de papel de aluminio. Antes de doblarlas hay que poner el papelito con la leyenda.Y aquí viene mi truco para que queden duritas. Una vez que las pusimos dobladas en el molde las volvemos a meter en el horno apagado para que se terminen de secar. Sino otra opción es ponerla 10 minutos a máxima temperatura en el microondas, retirarlas hasta que se enfríen y volver a repetir de ser necesario.
No les recomiendo guardarlas de un día para el otro, ya que se vuelven a ablandar. y si no les queda otra , ¡las vuelven a secar con el microondas!