miércoles, 18 de septiembre de 2013

Receta del día: Dulce de membrillo casero

En septiembre es habitual en mucho hogares hacer dulce de membrillo, ya que es cuando el fruto esta óptimo para su consumo ¿Qué no sabes como hacer el dulce de membrillo? No te preocupes, te dejamos esta receta super fácil e infalible de Dulce de membrillo casero de O Garfelo. Te saldrá con los ojos cerrados :)

Ingredientes:

- Membrillos
- Azúcar


Elaboración:

Lo primero es pelar los membrillos, quitarles el corazón y la parte dura del rabo (y si tiene alguna visita por dentro, quitarla también :-)). Con un buen pelador de patatas se hace muy rápido y fácil. Con esta receta ya va todo limpio, pues a veces hay membrillos con un aspecto estupendo y luego traen sorpresas en el interior.
Pesas esta carne limpia y la mitad del peso en azúcar. (He visto otras recetas y ponen 750 gr. de azúcar por kilo de fruta, pero a mí así me empalaga un poco, lo hacéis a vuestro gusto).Con un kilo de fruta ya limpia, te sale más o menos un kilo de dulce.

Los cortas en laminas para que así se cuezan más rápido y los vas colocando en la olla, una capa de fruta y otra de azúcar, acabando con una capa de azúcar. Los dejas reposar con la olla tapada hasta el día siguiente (no es necesario meterlo en el frigo). Los membrillos se oxidan, lo que hace que quede una pasta muy roja, y además sueltan todo su jugo con el que ya puedes cocerlos sin añadir más agua y quedarte con todo el sabor. Queda como un almíbar (he probado este líquido y está muy rico.....).Yo lo dejo de un día para otro por comodidad pero en unas horas, el azúcar se vuelve a almíbar y ya lo podéis cocer.Los pones a cocer, primero a fuego fuerte hasta que levante el hervor, durante unos 5 minutos más o menos. Luego lo bajas a fuego medio y a cocer durante unas 2 horas aproximadamente (es lo que tardó esta olla que llevaba 2500 gr. de fruta y 1250 gr. de azúcar).A fuego medio para mí es en el nº 5, en una vitro del 1 al 9. El aroma que inunda la cocina es una delicia. El color puede variar según el tipo de membrillo.Tiene que estar brillante y meloso. Si al remover con una cuchara de madera ves que hay algún trozo blanquecino, lo dejas cocer un poco más. No pasa nada, pero ese trozo al triturarlo te queda un poco más granulado.Al cocerlo así, no se pega en el fondo (remueve de vez en cuando de todas formas para comprobarlo) y no salta.

Una vez cocido, lo trituras bien con la batidora, que quede bien fino. Aquí si que tienes que tener cuidado de no salpicarte porque quema mucho.Y a los moldes.Yo golpeo un poco los moldes llenos sobre la encimera para que no queden burbujas de aire.Lo dejas enfriar a temperatura ambiente y se conserva durante meses en un sitio fresco ya que el azúcar hace de conservante.A mí me gusta antes de taparlos, poner un trozo de papel vegetal encima. Así queda más protegido si vas a guardarlos mucho tiempo. Lo recorto usando la tapa de los moldes como plantilla.


Nota:

Una seguidora me cuenta que ella lo hace igual pero lo cuece 30-45 minutos y le queda perfecto. Mis membrillos necesitan ese tiempo porque son algo "rarillos". Vosotros tenéis que ir viendo como está la fruta de cocida. Ya veis en la foto de abajo el aspecto que tiene, meloso y brillante y bien cocido.

A algunos seguidores les ha quedado muy duro el membrillo por cocerlo demasiado. No os preocupe que quede líquido porque cuaja igual. No lleva más agua que la propia de la fruta y si dejáis que se consuma el líquido os quedará muy pegajoso y costará mucho triturarlo. Cuando la carne está blanda, ya está. No importa el líquido que tenga.

También hay quien no ha sido capaz de que el membrillo le cuaje. Tras varias consultas sobre este tema, he buscado en varios foros y parece ser que hay una variedad llamada GAMBOA casi igual al membrillo, pero más grande y con más agua y menos pectina. Lo venden por membrillo y no cuaja. He buscado información y, aparte del aspecto exterior, difícil de distinguir si no eres experto, parecen prácticamente lo mismo, pero los que lo han usado cuentan que el gamboa no cuaja como el otro.