miércoles, 24 de abril de 2013

Receta del día: Focaccia de fresas

Estamos en primavera y uno de los productos estrella en todos los supermercado: las fresas. Sin embargo te obligan a compar medio kilo y, si no las consumes rápido, se pudren. Pensando en esto, os proponemos una manera de gastar todas esas fresas que quedan en la bandeja antes de que decidan pocharse: focaccia de fresa de Uno de dos. ¡Os encatará! :)



Ingredientes:


- 200 g de harina de fuerza aprox.
- 10 g de levadura fresca de panadero
- 155 ml de agua
- 30 g de azúcar
- 1 pizca de sal
- 250 g de fresas frescas
- 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
- Azúcar glas para espolvorear



Preparación:


Mezclamos la levadura con la harina, 15 g de azúcar y agregamos el agua poco a poco a la vez que unimos todo. Si es necesario nos enharinamos las manos para manipular la masa, que es bastante húmeda. Engrasamos la mesa con un poco de aceite de oliva, colocamos encima la masa, la plegamos un poco, tapamos y dejamos que repose durante 30 minutos, dando un par de plegados más durante este tiempo. Colocamos un papel de hornear sobre la bandeja, sacamos el gas a la masa y la colocamos sobre la bandeja del horno. La estiramos poco a poco con las yemas de los dedos hasta dejarla con un centímetro de grosor, más o menos. Dejamos que fermente de nuevo durante una hora o hasta que haya crecido.
Mientras limpiamos las fresas, las troceamos y colocamos en un cuenco con los otros 15 g de azúcar. Removemos y dejamos que suelten su jugo mientras la masa fermenta. Calentamos el horno a 200º con calor arriba-abajo sin aire. Esparcimos las fresas por encima de la masa vertiendo también todo el jugo que han soltado. Horneamos durante unos 25 minutos o hasta que la focaccia esté dorada y crujiente. Si vemos que se dora muy rápido podemos taparla con papel de plata o bien bajar la temperatura del horno a 180º para terminar de cocerla. Sacamos a una rejilla y cuando la focaccia esté fría la espolvoreamos con abundante azúcar glas.



Notas:


Esta focaccia de fresas está deliciosa recién hecha pero si os sobra un poco, podéis tomarla fría sin problemas. Si queréis rizar el rizo y llevar al máximo placer este postre, acompañadla de un poco de nata montada azucarada.
La focaccia es una masa muy hidratada y cuanto mejor te manejes con estas masas, mejor será el resultado. Observa los agujeritos que tiene la masa, es fantástica y muy tierna.


Para esta receta utiliza fresas sin golpes y que estén en un punto de maduración adecuado, no muy duras, pero tampoco extremadamente maduras.