martes, 1 de julio de 2014

Receta del día: Horchata de chufa casera

Hoy vamos a rendir homenaje a una de las bebidas del verano por excelencia: la horchata. Os traemos de manos de Entre 3 fogones, la receta de la horchata de chufa para que la podáis hacer en vuestras casas, sin leche, espesantes y demás aditivos que le echan a las comerciales ¡Rica y natural!


Ingredientes (para 2 litros):

- 400 gr de chufas.
- 120 gr de azúcar.
- 1/2 rama de canela.
- La piel de medio limón (ecológico siempre mejor).
- 2 litros de agua mineral.
- 1 cucharada sopera de vainilla líquida (opcional).


Elaboración:

En la Thermomix:
Ponemos las chufas lavadas con medio litro de agua y las dejamos en remojo 2 horas. Podemos actuar directamente sin remojo, pero vamos a necesitar más chufas, al menos 100 gr más, así que yo prefiero hacer el remojo.Pasado este tiempo añadimos la media rama de canela, la corteza de limón y el azúcar y trituramos a velocidad máxima 2 minutos.Ahora viene lo que sería equivalente a “ordeñar” porque vamos a trabajar con un colador de tela y con nuestras manos bien limpias. Yo me pongo guantes estériles, creo que es mejor. Así que vamos a necesitar un bol con profundidad y un colador de tela grande.Ahora con bol debajo del colador, vamos volcando cantidades pequeñas del puré de chufas y vamos apretando fuerte por fuera el colador para que vaya soltando todo el líquido. Cuando esa porción está bien “ordeñada” y ya no suelta más, le damos la vuelta con cuidado al colador y tiramos esa porción. Así hasta terminar con todo el puré.Añadimos el otro litro y medio de agua mineral y guardamos en una jarra en la nevera. Nos tenemos que acordar antes de servir de mover o agitar la jarra, pues la chufa tiende a depositarse en el fondo.

Tradicional:
Si no tenemos Thermomix, pero tenemos una buena picadora podemos hacerla también. Pero lo primero será picar todos los ingredientes en seco y luego hacer el remojo con el medio litro de agua, el resto de los pasos es el mismo, así que no hay obstáculos para disfrutar de una Horchata casera, sin espesantes, ni leche de vaca, ni nada que no sea lo más natural.