miércoles, 30 de abril de 2014

Receta del día: Tarta de queso y canela

Si os gusta el queso y la canela esta tarta os va a encantar: tarta de queso y canela a manos de Todos a Comer. Sencilla y ligera, ideal para sorprender en el día de madre :)

Ingredientes:

- 750 ml. de leche.
- 250 gr. de queso mascarpone.
- 1 ramita de canela.
- 125 gr. de azúcar.
- 1 sobre de cuajada.
- Galletas napolitanas.
- Canela en polvo para decorar.


Elaboración:

Pon a calentar la leche –menos un vasito- con la ramita de canela a fuego medio- alto. Echa el sobre de cuajada en el vaso de leche que has reservado  y mezcla bien hasta que se disuelva por completo. Cuando la leche comience a hervir, retírala del fuego, saca la ramita de canela y añade el vaso de leche con la cuajada que tienes reservado. Vuelve a poner la cazuela al fuego y remueve todo bien con una cuchara de madera o con una varilla. Baja el fuego y, a partir de ahora, cocina la crema a fuego bajo. Echa el azúcar y continúa removiendo la mezcla durante unos minutos más. Después, incorpora el queso de untar y mezcla bien hasta que el queso quede totalmente integrado en la mezcla. Nosotros hemos utilizado queso mascarpone, ya que es un tipo de queso muy cremoso, perfecto para este tipo de tartas. Pero también se puede usar queso de untar normal y se consigue una tarta deliciosa. Remueve de vez en cuando la mezcla para que no se pegue y, cuando comience a hervir, retírala del fuego. Déjala templar mientras montas la base de la tarta.


Distribuye las galletas napolitanas por la base, de forma que la cubran por completo. Moja las galletas con un poco de la crema de la tarta para que se empapen y al echar el resto de la crema no floten. Cubre las galletas con la mitad de la crema de queso y coloca otra capa de galletas napolitanas sobre ella. Vuelve a empapar las galletas y, a continuación, vierte el resto de la crema de queso sobre esta nueva capa de galletas. Deja enfriar la tarta unas horas para que cuaje por completo. Lo ideal es tomarla de un día para otro. En el momento de tomarla, espolvorea canela en polvo sobre la superficie de la tarta. Para esto puedes ayudarte de un colador. Desmolda la tarta y decórala con unas ramitas de canela. Sírvela bien fría y… ¡Todos a Comer!