jueves, 24 de abril de 2014

Básicos de repostería: azúcar demerara

Hoy vamos a hablar a un azúcar muy especial: el azúcar demerara, genuino por su sabor y propiedades :)

El azúcar demerara es un azúcar moreno, es decir, sin refinar. Se presenta con un color amarillo dorado y cristales grandes y crujientes. Debe su nombre a una región de Guyana, Demerara, que fue donde se inició la producción y comercialización de este tipo de azúcar.

El azúcar demerara, igual que el azúcar moscabado o moscovado, se obtiene de la caña de azúcar pero en un proceso anterior. Es mucho más sabroso y nutritivo que cualquier azúcar refinado, incluyendo los azúcares morenos que han pasado por el proceso de refinamiento.

Como ya os comentamos en otras ocasiones, en el mercado hay azúcar moreno que en realidad es azúcar refinado que se ha ‘pintado’ con un poco de jarabe o melaza para darle color, pero ni proporciona el sabor complejo del verdadero azúcar moreno, ni aporta los nutrientes de la melaza, entre los que se encuentran minerales como el hierro, el potasio, el magnesio o el calcio.

Un buen azúcar demerara puede dejar su color en los alimentos en los que se disuelve, es crujiente, y según las elaboraciones reposteras en las que se incluya continuará proporcionando esta textura.

El precio de este azúcar es superior a otros azúcares debido a su calidad y sus cualidades, no es fácil de encontrar si no es en tiendas especializadas, tiendas gourmet, herboristerías… sea para la elaboración de dulces caseros o simplemente para endulzar nuestras bebidas o yogures, el azúcar demerara nos encanta.

Fuente: Gastronomía y Cía