jueves, 25 de julio de 2013

Receta del día: Macarons veraniegos y tropicales

Con el verano llegan  los calores y las frutas tropicales se vuelven protagonistas de nuestras neveras, fruteros y de una amplia gama de recetas. Los macarons no son una excepción y también se visten de verano en esta deliciosa receta: macarons veraniegos y tropicales de  No solo dulces. ¡Frutal y sorprendente! :9


Ingredientes:

Para 14-16 tapas de macarons:
- 30gr clara de huevo envejecida (1 clara de un huevo M)
- 10gr azúcar granulado
- 60gr azúcar glass
- 40gr harina de almendra o almendra molida
- Colorante en pasta (amarillo o naranja)

Para el relleno:
- 250gr de mantequilla sin sal
- 250gr de icing sugar (o azúcar glass)
- El saborizante elegido (ver notas)
- Fruta natural en trozos


Elaboración:

Para las tapas del macarón:
Separamos la clara de un huevo M y la dejamos en el frigorífico tapada durante 3 días. Así perderá parte del agua y el merengue se montará mejor. Cuando vayamos a preparar los macarons, la sacamos un rato antes para que tome temperatura ambiente. Montamos a punto de nieve, añadiendo el azúcar granulado a mitad del montado. Cuando al girar el bol no caiga, ya está listo. Podemos incorporar el colorante en pasta en este momento y terminar de batir. Reservamos.

Pesamos la harina de almendra y el azúcar glass y ponemos en una picadora durante unos 30 segundos o 1 minutos para que queden bien mezclados y picados, eliminando así posibles trozos más grandes. Tenemos que tamizar esta mezcla por dos veces más. Así vamos a evitar que la superficie del macaron quede granulada y quedará entonces bien lisa y uniforme.

Añadimos la clara de huevo montada y vamos mezclando con una espátula y movimientos envolventes hasta integrarlo. Este punto es muy delicado y no podemos dejarlo ni poco mezclado, ni mucho. El punto será cuando al levantar la espátula, la mezcla caiga y se integre lentamente con el resto de masa. Si se mezcla más de la cuenta, será muy líquido y no servirá. A esta mezcla se le llama “macaronage“.

Ahora, rellenamos una manga pastelera con boquilla redonda y preparamos la bandeja del horno con papel para horno.Vamos depositando la masa con la manga pastelera haciendo círculos de unos 2,5cm hasta acabar con la masa. Podemos usar una plantilla debajo.

Al terminar damos unos golpes secos en la bandeja para asentar la masa y eliminar las burbujas de aire. Luego tenemos que dejar reposar durante 30 minutos hasta 2 horas, depende de la humedad y temperatura del ambiente. Yo los dejé 45 minutos. Estamos en verano y en Sevilla, así que puedes hacerte una idea. El punto será cuando al tocarlos con el dedo, esté más duro y firme, pero aún un poco blando. Así vamos a conseguir que quede una capa crujiente al hornear.

Pasado el tiempo de reposo, vamos a precalentar el horno a 140ºC. Metemos en posición media-baja y hornearemos durante unos 12-15 minutos. Sabremos cuando están hechos porque al abrir el horno y levantar uno con una espátula, se despega fácilmente.

Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla, sin quitar la bandeja. Cuando enfríen, los guardamos en un recipiente cerrado y guardamos en la nevera o congelamos durante un par de días, aunque podríamos dejarlos congelados por mucho más tiempo.
Al pasar esos días, sacamos y rellenamos con nuestro relleno elegido y volvemos a refrigerar durante 1 ó 2 días más.
Después de todos estos pasos, ya podemos sacar del frigorífico y disfrutar de nuestros estupendos macarons ¡que aproveche!


Para el relleno:
Poner el azúcar glass en el bol de la batidora junto con la mantequilla a temperatura ambiente. Batir durante al menos 5 minutos a máxima velocidad, hasta que la crema blanquee y quede muy cremosa.
Dividimos en diferentes recipientes la cantidad de crema necesaria para cada diferente relleno. Añadir la esencia y batir durante 2 minutos más. Ya la podemos poner en una manga pastelera con boquilla redonda y rellenar los macarons, junto con la fruta troceada.


Nota:

Para los macarons de piña colada espolvorear un poco de coco rallado encima, justo antes de que empiecen el tiempo de reposo.
Para los macarons de piña colada: añadir pasta de coco o esencia de coco, junto con un par de cucharadas de ron blanco (al gusto). Colocar un trozo de piña en el centro del macaron. Luego rebozamos el lateral en coco rallado.
Para los macarons de mango y maracuyá: añadir pasta de fruta de la pasión, y pequeños trozos de mango.