martes, 10 de diciembre de 2013

Receta del día: Pan de Cádiz

Hoy nos atrevemos con un clásico de la repostería navideña española, el pan de Cádiz: mazapán relleno de frutas confitadas y más delicias. Aquí os dejamos la receta de Cocinar y compartir para elaborar este magnífico dulce. ¡Os encantará!

Ingredientes:

- 250 gr. de azúcar glas (vale la que podemos moler nosotras en casa con un molinillo que solo utilicemos para ese menester)
-  250 gr. de almendra cruda molida (preferiblemente  de la variedad marcona)
- Un huevo (56 gr.)
- Una yema de huevo para pintar el pan por encima
- Frutas confitadas (naranja, calabaza, guindas rojas y verdes, mandarina, pera………) lo que más os guste. Yo en esta ocasión he usado naranja, calabaza, y guindas rojas y verdes.


Elaboración:

Mezclar el azúcar con la almendra y añadir el huevo batido. Amasar bien esta mezcla con las manos hasta que quede homogénea. Al principio os parecerá que hay poco líquido, pero enseguida empezará a ligar.
Pesar el conjunto y dividirlo en tres porciones iguales. Precalentar el horno, solo el grill, a 250 ºC
Cada una de las porciones se vuelve a trabajar un poco, y después se alisa con el rodillo, dándola forma oval. No os preocupéis si se os pega en la encimera, se despega perfectamente con una rasqueta de plástico sin que pierda la forma.

En la bandeja que vamos a meter al horno ponemos un poco de papel de horno y colocamos primero un óvalo. Lo cubrimos con la fruta cortada en tiras y las guindas partidas por la mitad, a continuación ponemos encima otro óvalo y repetimos otra vez la colocación de las frutas y las guindas. Por último se cubre con el último óvalo de masa y ayudándonos de los dedos pulgares vamos presionando y cerrando alrededor de todo el pan para disimular lo más posible las uniones de las tres capas.
Ahora con un cuchillo de hoja lisa hacemos un dibujo de rombos en la tapa de arriba, pintamos con la yema de huevo e introducimos la bandeja en el horno para que se dore. Vigilar constantemente. No se tiene que cocer, solo se tiene que dorar la parte de arriba, en cuanto esté dorado (no tarda mucho) lo sacamos a una rejilla para que enfríe. Si sobra algo guardarlo envuelto en film transparente para que no se seque por el corte.